Páginas

viernes, 27 de marzo de 2015

"¡Podría haber perdido un ojo!"

Giselle Ruiz Hernández reconoce en una breve entrevista que "afortunadamente los disparos de aire comprimido no me dieron en la cara, pero, ¡imagínate si me hubieran dado en un ojo, podría haberlo perdido!" Esta ciclista experimentada entrena tres veces a la semana y pertenece a un club de triatlon. Asegura que, de las tres veces, dos lo hace por ese tramo de la M-301, en el carril bici que hay habilitado para ello. Ahora confiesa que le da respeto y un poco de miedo volver a salir por esta zona, pese a que reconoce que no le volverá a ocurrir nada.

Giselle Ruiz se encontraba pedaleando este pasado sábado por la carretera M-301, que une Madrid con la localidad de San Martín de la Vega, cuando, de acuerdo con la versión policial, un individuo les disparó con una escopeta de aire comprimido desde un coche Opel Astra color gris con matrícula acabada en "YX".

¿Qué ocurrió exactamente? "Íbamos mi novio y yo en bici, pedaleábamos camino de Madrid y habíamos dejado atrás el término municipal de San Martín de la Vega", relata. "De repente, sentí un impacto muy fuerte en la parte interior izquierda de la pierna, y en la zona exterior derecha, concretamente a la altura de las rodillas. Recuerdo que fue un dolor muy intenso y puntual". No obstante: "Pensé que me había saltado algo y seguimos la marcha camino de la cuesta de la Marañosa, (una zona de cerros situada en la zona entre Madrid y Getafe), y continuamos nuestro ascenso".

Fue cuando estaban bajando la cuesta, y por segunda vez, cuando recibió otra tanda de disparos que en esta ocasión le dieron en los brazos y  en la espalda. "Mi novio cogió el teléfono y llamó a la policía pero no nos dio tiempo a ver más allá de la marca del coche y sus características", explica. "Creo que el coche se dio cuenta de que lo habíamos visto y se marcharon".

Después de dar el aviso sí que vieron una patrulla de la Guardia Civil dando vueltas por la zona, pero ya no volvieron a ver el coche desde el que presuntamente les habían disparado. Más tarde acudieron a poner un parte de lesiones en un centro de salud de Nueva Numancia, en la zona de Puente de Vallecas. Además pusieron una denuncia en una comisaría de la zona. Giselle Ruiz cree que le dispararon con una escopeta que lanza bolas de aire comprimido, pues colgó las fotos de sus lesiones en Facebook y uno de los internautas le dijo que podría tratarse de lesiones de este tipo.

Cuenta que lo peor del ataque es, aparte del dolor, el hecho de que se desconcentró y eso podía haber propiciado un accidente e incluso atropellas sin querer a otros ciclistas, "por querer esquivar puedes provocar un accidente sin querer".

Fuente: La Información.

No hay comentarios: