Páginas

jueves, 11 de marzo de 2010

Un merecido recuerdo

Otro año más desde aquel 11 de marzo de 2004 en el que España, y muy especialmente Madrid, se paró. Se paró la ciudad, se paró el país y se pararon las vidas de 191 personas (más las 1858 más que resultaron heridas) inocentes y humildes que tuvieron la desgracia de coger aquel jueves sus trenes.

Aún recuerdo dónde estaba yo esa mañana, como imagino que lo recordará todo el mundo. Son de esos días que no olvidas lo que estabas haciendo en esos momentos. Me encontraba en San Martín, cuando una persona me dijo: ¿Te has enterado de la masacre de Madrid?

Esa desagradable noticia hizo que enseguida encendiera la televisión para conocer lo ocurrido. Me quedé atónito. Sentí rabia, ira, desánimo, tristeza, impotencia, coraje,... Pero sobretodo ganas de salir a la calle y ver que ningún asesino hijo de puta será capaz jamás de hacer callar la voz del pueblo.

Han pasado seis años desde aquel fatídico día, y como no podía ser menos, de nuevo se merecen un recuerdo. Personas que se levantaron aquella mañana como cualquier otra, para ir a trabajar o a estudiar, y muchas de ellas que nunca llegarían a su puesto de trabajo o a su centro de estudios. Y lo peor, sus familias.

Este recuerdo es poco, ya que las víctimas de cualquier barbarie terrorista se merecen un homenaje mucho mayor. Un homenaje en el que se las recuerde, tanto a ellas, como a sus familiares, como a aquellas personas que se entregaron para ayudarlas. Bomberos, médicos, policías, gente corriente que decidió ir a donar sangre (impresionantes las filas de anónimos en los bancos de sangre), psicólogos, etc.

Tanto a ellos, como a la movilización ciudadana, que fue la mayor en la historia de la democracia de nuestro país (más de 11 millones de personas) que demostró una vez más que España está repleta de ciudadanos solidarios, va este pequeño recuerdo. Nunca olvidaremos de aquel día.

Aquí en nuestro pueblo, hoy a las 11:30 de la mañana, la Corporación Municipal ha celebrado una ofrenda floral en la C/11M, donde también se han guardado unos minutos de silencio en memoria de las víctimas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy triste,pero no nos olvidemos que todas esas víctimas de aquél brutal atentado,son las consecuencias de la politica exterior de los todopoderosos paises occidentales y sus acólitos que invaden,expolian y arrasan a unos pueblos con excusas de amenazas inexistentes,cuya única finalidád es adueñarse de sus riquezas(todos sabemos cuales)y nos rasgamos las vestiduras ante esta execrable masacre,mientras a diario en Kabúl,Bagdad,Karachi...no dejan de despedazar seres humanos,con nombres,apellidos e historias de amór y penas como nuestros muertos de occidente.su sangre vale menos? vale menos su mirada?son sus vísceras distintas,que se las pueden comér lo perros?son las madres menos madres,tienen callos en el alma?y los muertos los mismos aquí y allí.mientras,el texano sigue picando espuelas,el cejitas sonriendo,el bigotes airendo su peineta,el morenito del país mas beligerante del mundo,blandiendo su premio(si vis pacem para bellum) el avgvsto suplente de petrvs,disculpando pederastas...y etc,etc.un minuto de silencio,siglos de hipocresia,quise llorar el dia 11,pero se me habian secado ya las lágrimas.